Artistas

David Lebon

Argentina

Rock

Visitas: 1483

Biografía
Los comienzos
La primera aparición de David en la escena del rock local fue como público. Era 1969, tenía 17 años y llegaba al país después de pasar casi una década viviendo en los Estados Unidos. Durante toda su adolescencia, David vivió en pleno Estados Unidos el furor de los Beatles, Beach Boys, John Mayall, Eric Clapton, Jimi Hendrix y Frank Zappa. Tocó la batería en un grupo de colegio, luego aprendió el bajo y finalmente se dio el gusto de pasar a la guitarra. De regreso a Buenos Aires, el contraste fue terrible. La policía se lo llevaba preso por tener el pelo largo, pantalones de colores y anteojos redondos como John Lennon. La escena local recién llevaba uno pocos años de vida, y le parecían increíblemente malos los grupos que cantaban una mezcla de rock y beat con pésimo acento inglés. Pero un domingo por la mañana vio a Almendra y Manal... y decidió quedarse y buscar un lugar propio. Pocos meses después, logró pasar de abajo del escenario a arriba.

El debut
Estaba en un club de rock llamado Manzana, donde la mayoría de los músicos locales se reunían para zapar bajo la mirada del dueño del lugar, Billy Bond. De pronto, Héctor Starc lo invitó a subir y esa misma noche Pappo le ofreció integrar la primera formación de Pappos Blues, como bajista. Grabó el álbum debut, tocó en varios shows y casi al mismo tiempo participó del primer trabajo de La Pesada del Rock and Roll, una suerte de seleccionado armado por Bond. Una participación poco difundida fue en la versión de Los Gatos que armaron Pappo y Ciro Fogliatta en España. David Lebon viajó hasta allá y tocaron bastante en vivo, pero a los pocos meses regresó a la Argentina para sumarse al primer festival B. A. Rock. Ya era 1970, se acababa de disolver Almendra, y el guitarrista Edelmiro Molinari le ofreció ser el baterista de su nuevo grupo, Color Humano. En 1971 participó en la grabación del primer disco, pero se fue enseguida, por discusiones con el líder de la banda. El paso siguiente fue pedirle a Luis Alberto Spinetta ingresar a Pescado Rabioso, que ya había editado su debut, pero que había sufrido la partida de su bajista. Así fue como David grabó en "Pescado 2", cantó su primera canción ("Mañana o pasado") y tocó con ellos en la época de la película "Hasta que se ponga el sol", que registró el festival B. A. Rock III en noviembre de 1972. Según contó en varias oportunidades, "Luis fue el tipo que me marcó el camino, el que me enseñó el amor profundo por el arte. Lo empecé a admirar, lo tomé como un ejemplo y me copé en componer y desarrollar mi propia onda". Tras la separación de Pescado Rabioso, David Lebon hizo su primer trabajo como solista, donde participaron músicos como Pappo, Alejandro Medina, Charlie García, Isa Portugheis, Black Amaya, Claudio Martínez y hasta Walter Malosetti. Ahí se grabaron temas como "Hombre de mala sangre", "Dos edificios dorados", "Tema para Luis", "32 macetas" y "Casa de arañas".

Serú Girán
La relación con Charly García no había terminado con Sui Generis: en 1977 lo invitó a participar de un festival junto a amigos en el Luna Park, y después se fueron a Brasil para componer temas que se convirtieron en el repertorio inicial de Seru Girán y en las canciones de su segundo disco solista, "Nayla", por ejemplo "María Navidad". Junto a Charly, David compuso canciones clásicas como "Cuánto tiempo más llevará", "Encuentro con el diablo", "Parado en el medio de la vida" y "Esperando nacer", además de cantar con su característica voz los versos de "Seminare", "San Francisco y el lobo" y "Noche de perros". Seru Girán creció en popularidad hasta llegar a ser la banda con mayor convocatoria del país, llegando a ser definidos como "los Beatles argentinos", y la figura de David creció ante una nueva generación de fans. En pleno éxito, Pedro Aznar dejaría la formación para ir a estudiar a Berklee, recalando en el Pat Metheny Group. A pesar de algunas posibilidades de seguir, el grupo se despediría con un gran recital en Obras, en el año 1982, del cual quedaría un registro grabado.

Carrera solista
Finalmente se embarcó de lleno en su carrera como solista. A lo largo de la década del ochenta, David grabó siete discos, comenzando por el exitoso "El tiempo es veloz", donde estaba el rock de "No confíes en tu suerte" y la emotiva balada que tituló la placa. Año a año repitió la costumbre de llenar teatros como el Coliseo o estadios como Obras, imponiendo siempre un par de hits con buena difusión radial. "Creo que ya era hora que hiciera una carrera solista en serio -contó en esa época- porque en todos estos años aprendí a ensayar, laburar y producir. Aunque formalmente aparezco como solista, no estoy solo. Todos nosotros integramos un grupo que se llama David Lebon". Al año siguiente llegó "Siempre estaré", con el hit "Quiero regalarte mi amor" y una presentación antológica en el Teatro Coliseo en la semana de Navidad, donde terminó cantando "Navidad blanca" con su hijo. En un inesperado cambio de timón, en 1984 grabó "Desnuque (Homenaje al rock and roll)", con algunos covers propios y ajenos, además de la producción de Charly García en algunos temas (por ejemplo "Contigo qué pasa") y la presencia de Celeste Carballo para cantar a dúo la canción de amor "Hacelo hoy conmigo". El estilo de baladas y rocks tan característico de David Lebon se reflejó nuevamente en "Si de algo sirve", que en una nota describió diciendo que, "Hay algunos temas de la época en que vivía en una quinta en Castelar, pero la mudanza a Capital influyó en otras canciones. Al venir a vivir a un departamento no puedo tocar ni trabajar tanto como antes: allá podía ensayar con el grupo o tocar el piano a cualquier hora y sin molestar a nadie. Ahora ni siquiera tengo instrumentos en casa y eso influye a la hora de componer". A este disco pertenecen "Todos en un cuarto", "Ya debes ser feliz", "Y si de algo sirve", "Si yo pudiera ser tu amigo" y "El mejor amor". En 1986 se animó a cambiar el criterio de grabación e hizo un disco con producción artística de Cachorro López, quien dijo que, "Le dió el toque actual al disco, porque tampoco podés ser tan antiguo. Cuidamos mucho el sonido. Me gustó lo que había hecho con Los Abuelos de la Nada y con Divina Gloria. Decidimos incluir el tema de Polifemo ("Suéltate rock and roll") porque lo tocamos en vivo y quería hacerlo. Vino bien, igual que los temas hechos con músicos de la banda, porque no me salían muchas canciones nuevas". Algunos hits de este álbum, que fue certificado Disco de Oro, fueron "Puedo sentirlo" y "No puedo frenar". Hacia 1987, tras llenar Obras en el marco del festival Rock de Primera, David evaluó su trabajo anterior: "Con el tiempo fui escuchando el disco que hice con Cachorro y me di cuenta que no era lo que yo quería", refiriéndose a su flamante "Nunca te puedo alcanzar" con la siguiente descripción: "Es un poco como El tiempo es veloz: simple, con letras de amor y sin mucha tecnología". Esta vez el hit radial se llamó "Creo que me suelto". El cierre de década fue con el disco "Contactos". David decidió viajar a Estados Unidos y quedarse a vivir en Miami. Recuperó el placer de tocar en pequeños clubes y gracias a un viejo amigo fue grabando un nuevo disco que bautizó "Nuevas mañanas" y que salió en 1992. Sin embargo, este disco fue muy poco conocido, porque en el mismo año se produciría el regreso de Serú Girán. En el año 1993, y luego del apabullante éxito del regreso de Serú, David se embarcaría en un nuevo disco, llamado "Mágico", acompañado de talentosos músicos, pero que finalmente no pudo salir a la venta.

Mendoza y el regreso
En 1995, llegaría a la provincia de Mendoza, realizando un recital en el Desert Pub, solo por una noche. Sin embargo, semana tras semana, luego de aquel recital, quedaría encantado por la belleza del paisaje y la cordialidad de la gente, decidiendo radicarse finalmente en el lugar donde hoy reside y compone.
Luego de algunos años de silencio y esporádicas apariciones, regresaría triunfalmente a Buenos Aires luego de 6 años sin recitales en la Capital, en Marzo de 1999. Llenó dos noches el Teatro Coliseo para tocar los mejores temas de su carrera, acompañado de músicos de los Caballeros de la Quema, Divididos, Ratones Paranoicos, una sección de bronces y otra de brass. El testimonio de estos recitales quedaría en el disco "En vivo, en el Teatro Coliseo". Luego de presentar este disco en gira, volvería varias veces a Buenos Aires con su propia banda local, formada por talentosos músicos: en guitarra, el rosarino Palmo Addario, el "local" Luis Cotiquelli, y su hijo Panchi en batería, siendo excelentemente recibida por el público.
En tanto, realizó durante todo este tiempo múltiples actuaciones en su provincia. En Agosto del 2001, por ejemplo, realizó un legendario ciclo en el Auditorio Bustelo, celebrando sus 25 años de rock con un recital junto a la Orquesta Filarmónica Provincial de Mendoza, y Pedro Aznar como invitado. El público que colmó el clásico recinto, aplaudió de pie. Para terminar el año 2001, se editarían sus "Obras cumbres", un disco doble con los mejores temas de toda su carrera solista. Este disco fue presentado en Diciembre del mismo año con dos recitales en Buenos Aires, con gran éxito.
Para el año 2002, junto a Palmo Addario y el tecladista Mario Parmisano, realiza un ciclo de acústicos llamado "Intimo", presentándolo en gira por todo el país, con gran éxito. Fue la primera oportunidad de verlo en un recital completamente sin distorsiones.
En Noviembre de 2002, se lanza al mercado "Yo lo soñé", el disco que contiene algunas de las tantas canciones que han inspirado a David en Mendoza. Participa su banda integrada por entonces por Panchi Lebon en batería, Luis Cotiquelli en bajos y Palmo Addario en guitarras, contando con invitados de primer nivel como Charly García, Ricardo Mollo, German Weidemer y Luis Gurevich.
En ese mismo año realizó varias presentaciones en Chile, siendo y teniendo como invitado a su amigo Pedro Aznar, en ocasiones donde fueron excelentemente recibidos por el público trasandino.
Durante 2003, la presentación de "Yo lo soñé", lo llevó nuevamente a recorrer el país, en un itinerario que encontró a David mostrando esta vez su nuevo material.
En Diciembre de ese año, se repitió en el Teatro Gran Rex la exitosa fórmula de aquellos días de 2001 en el Bustelo mendocino. "David Lebón Sinfónico", un concierto único donde su banda estuvo acompañada por un ensamble dirigido por el prestigioso Alejandro Terán, contando con arreglos de Gabriel Correa. Pedro Aznar fue invitado nuevamente, haciendo algunos temas de su repertorio, y compartiendo nuevamente escenario con David para algunos de los temas que más disfrutan de Serú Girán. El público, emocionado, respondió favorablemente a la propuesta.
En 2004, continuó presentándose por todo Argentina, siendo también invitado para ser parte junto a Alejandro Lerner y Nito Mestre del movimiento Alas de Música, en Bolivia. Allí, realizó presentaciones en Santa Cruz de la Sierra y La Paz. En aquella ocasión, fue distinguido como huésped ilustre de la ciudad de La Paz.
Durante 2005, comenzó a trabajar en su nuevo proyecto discográfico, "Desnuque II", del cual surgió una edición especial a modo de adelanto. Seis temas propios y dos covers formaron parte de la edición. Paralelamente, continuó presentandose por toda la Argentina, adelantando los nuevos temas.
Con el disco en plena producción y un vigente contacto con su público a pesar de las distancias, David transita 2006 en Mendoza, viendo claro y sabiendo que todo va a estar muy bien.
Discografía